ALEGRIA DE DIOS

DIOS ESTÁ CONSTANTEMENTE AMANDOTE...SOLO PUEDE AMARTE, Y NUNCA SE CANSA DE DEMOSTRARTELO Y DECIRTELO.....ERES SU OBRA DE AMOR......

AL DEJARME AMAR POR DIOS...SOBRAN LOS MORALISMOS...EL LO HACE TODO EN TI....SI TU LE DEJAS.

JESUS PERMANECE EN TI, VIVE EN TI Y ACTUA A TRAVES DE TI.....TE HACE LIBRE.



sábado, 19 de febrero de 2011

QUIERES SER SANTO?

SED SANTOS EN TODO VUESTRO OBRAR
PORQUE VUESTRO DIOS ES SANTO (1 Pedro 1, 15)

La santidad es el ser de Dios. Mientras más cerca estamos de Dios más participamos de su santidad. Ser santo es vivir unido a Dios por el amor, cuanto más íntima es la unión mayor es la santidad. ¿Deseo mi santidad? ¿Deseo mi unión con Dios? La santidad es una obra de Dios, pero, ¿la deseo?
La segunda lectura de San Pablo a los corintios nos habla de que tú eres templo de Dios, que el Espíritu de Dios habita en ti. El Espíritu Santo, mora dentro de ti. El Amor infinito que es Dios está en ti. La Fuente de la belleza, de la vida, de la felicidad, de la verdad, del amor, de la ternura, la fuente de todo bien y todo beneficio está en ti.
El templo de Dios es santo y ese templo eres tu, tu cuerpo, tu corazón, tu alma. Glorifica a Dios con tu vida, deja que el amor de Dios corra por tu ser, glorifica a Dios con tu cuerpo, transparentar e irradiar a Cristo, a Dios. ¡Qué tarea más hermosa! ¡Qué misión tan sublime!
Aquí las palabras de alguien que vivió esto: "El Cielo está dentro de mi alma; como dice San Juan de la Cruz; cuando estamos en el más profundo centro, estamos en Dios. ¡Qué sencillo es eso, y qué consolador! A través de todo, entre las solicitudes, el alma puede retirarse en esta soledad para entregarse al Espíritu Santo, para que la transforme en Dios e imprima en ella la imagen de la hermosura divina, a fin de que el Padre, inclinándose sobre ella, no vea más que a Cristo y El pueda decir: "Esta es mi hija muy amada, en la cual tengo mis complacenciasEntonces ¿qué importa la ocupación en que él me quiere, si está siempre conmigo? La oración, el trato con él no debe acabarse jamás. ¡Le siento tan vivo en mi alma! No tengo más que recogerme, para encontrarle dentro de mí, y eso es lo que constituye toda mi dicha... " ( Sor Isabel de la Trinidad).
Y sin embargo nosotros empeñados en nuestra mediocridad. En nuestros egoísmos, mezquinos, improductivos, estériles y frustrantes. Destruyendo el templo vivo de Dios.
Las siguientes palabras no pueden valer para examinar nuestro corazón y nuestra vida con referencia a la santidad:
Creo que si tuviera que morirme dentro de un rato, lo que más sentiría sería ver la poca madurez que ha alcanzado mi vida. No he alcanzado mi destino. Muchas cosas que debían fructificar en mí no han dado nada... Respecto a mi vida espiritual, me encuentro abrumado ante todo lo que he recibido y lo que he desperdiciado durante tantos años. Vivo los restos del festín que he desperdiciado. Nadie sospecha el fondo de mi tristeza. ¿Cómo diría yo? Es imposible explicarlo, hasta parece ridículo. Pero voy a decirlo sencillamente. Quisiera ser un santo. Esto es todo. Es imposible decir más. He perdido una gran parte de mi vida. Me doy perfecta cuenta de que en todos mis actos no soy lo que quisiera ser. Ese ser que quisiera llegar a ser existe en mí y está triste y su tristeza es la mía" (Card. Jean Daniélou, Escándalo de la verdad).
                Dios te ha creado para ser santo. Para eso existes. ¡El único error, no serlo!
         El Evangelio nos insiste sobre la misma idea: « sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto», la santidad es dejarle a Dios ser Dios, principio, medio y fin de mi vida, de mis actos, para que su amor sea el que rija y gobierne mi vida, no mi egoísmo. El amor de Dios es misericordia, ternura por el pobre, el débil, el que menos lo merece, pero más lo necesita. Por eso san Lucas nos dirá en el texto paralelo, lo mismo pero clarificando como a de ser el amor: «sed compasivos como vuestro Padre es compasivo» (Lc 6, 36) o lo que es lo mismo, «sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso», el salmo insiste  en esa ternura, bondad, compasión y misericordia de Dios «Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles» (Sal 103, 13).
         ¿En qué consiste la santidad? La santidad es vivir por medio de la fe en Jesús muerto en cruz y resucitado del Amor y Poder de Dios, del Espíritu Santo, y vivir siempre así como hijo de Dios, es decir, en absoluta dependencia y abandono en sus manos y en una audaz confianza en su amor paternal.
         «La santidad es una disposición del corazón que nos hace pequeños y humildes en brazos de Dios nuestro Padre, conscientes de nuestra pequeñez y debilidad, pero confiados hasta la audacia en su bondad de Padre» (Santa Teresita del Niño Jesús).
            Y no es un lujo de unos pocos, sino un deber de todos; mío y vuestro, de todo cristiano.
   La decisión de hacerse santo es algo muy intimo.  Para ser santos, debéis desear seriamente estar unidos a Dios.  Santo Tomas de Aquino asegura que la santidad «no es sino una resolución seria, un acto heroico del alma que se entrega a Dios» Cuantas veces vemos la santidad pedida por Dios como algo inalcanzable y responsabilidad de otros, cuando realmente nos toca no solamente esforzarnos por alcanzarla sino también llegar a ella como parte de mis responsabilidadesY ¿cómo hacerlo? ¿Haciendo grandes milagrosNo necesariamente, con poner nuestras vidas en las manos de Dios cada momento, y aceptar tanto lo bueno como lo 'malo' y así haremos en todo la voluntad de Dios”(Madre Teresa de Calcuta)


-- 
Armando Marsal DCJM

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Me acaban de mandar este comentario, es un sacerdote que el deseo de santidad le sale por los poros, verdad? y quiero compartirlo con vosotros.
Este Deseo lo pone el Espiritu santo en nosotros y hay que cuidarlo mucho para que crezca cada dia mas.
La Santidad es el adorno de nuestra Casa, y esto hay que proclamarlo con fuerza y valentía.



USA

11 comentarios:

  1. Una preciosa reflexión. Como dices, se ve algo que todos deberíamos tener: deseos de santidad. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Es un texto lleno de Espiritu y me llega al corazón deseando ser santa, un abrazo y buenas noches Gosspi

    ResponderEliminar
  3. ¿ser santo? Dar el 100%. Si puedo dar 100, no conformarme con 80. Si puedo amar a 1000 no conformarme con 900. Dar todo porque el Santo de los Santos se DA TODO. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu reflexión.
    Te dejo mi ternura.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  5. A la pregunta... siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiií!

    ResponderEliminar
  6. Precioso texto lleno de amor.
    Pedir al Señor cada día ser misericordioso, perfecto y santo.

    Feliz domingo, un besazo

    ResponderEliminar
  7. Mientra más nos acerquemos a ÉL más santo nos hacemos en ÉL vivir unidos solo en el ÉL solo asi seremos santos gracias hermoso compartir mil gracias unidas en oración y un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Que maravilla de reflexión Gosspi...con lo dificil que es a veces, y lo sencillo que lo hacen algunos. Un beso ¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Gracias, por informarnos de Oscar que el señor cumpla en él su voluntad,Gracias por tu cercania muchas gracias muy unidas en oración y un abrazo

    ResponderEliminar
  10. gracias, por la información de nuestro hermano Oscar en verdad es un Santo que todo lo que esta viviendo repercute en su familia en abundantes bendiciones que ejemplo de vida que alma de Dios muy unidas en oración y un abrazo fuerte y en especial a Oscar

    ResponderEliminar
  11. realmente me doy cuenta que puede ser facil vivir la santidad ya que solo es necesario vivir para Dios amandolo realmente ya que si lo amamos ardientemente nuestro corazon no anelara nada mas que El y de esta manera buscara agradarle en todo momento sin tener en centa las cosas del mundo solo importara su amor con la ayuda de la siempre virgen llena de gracias Maria santisima y la poderosa intercesion de todos los santos y santas del cielo.

    ResponderEliminar